Política Mexicana y Cosas Peores

= LA NUEVA EXPERIENCIA... QUE DA LA EXPERIENCIA =
 
ÍndiceindexGaleríaMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 La destrucción del PRD, la visualización del PRI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: La destrucción del PRD, la visualización del PRI   Lun Feb 02, 2009 8:15 pm

El PRD ya no es un partido ni se comporta como tal.

En el mejor de los casos podemos hablar de dos fuerzas, de muy amplio espectro cada una de ellas, que no se reconocen mutuamente, no aceptan ni los lineamientos ni las autoridades internas emanadas de la otra y sólo están esperando el momento para la ruptura final.

El Consejo Nacional del fin de semana pasado tuvo que realizarse en una sede alterna, en Ciudad Nezahualcóyotl, porque los partidarios de López Obrador, recurriendo a su método más arraigado de hacer y entender la política, ocuparon las oficinas centrales del partido y las “clausuraron”, repitieron lo realizado tantas veces en las calles de la capital, con el bloqueo de 2006 o hace unos meses en el Congreso.

Para los lopezobradoristas, si las leyes y las autoridades no les dan la razón, si pierden, tratan de arrebatar a como dé lugar el triunfo.

Sólo su agenda importa: para López Obrador, la crisis de seguridad se soluciona con la renuncia de todos los funcionarios federales, del procurador, al Presidente de la República, así de sencillo.

Le hace coro uno de los principales operadores de Marcelo Ebrard, el secretario de Cultura, Alejandro Rojas Díaz Durán, quien opina que la seguridad “sólo se recuperará con un cambio de régimen”.

Quizás habrá que tomarle la palabra, ya que hace once años que el perredismo gobierna con mayoría absoluta la capital y la seguridad ha empeorado sistemáticamente, pero nunca tanto como en los últimos ocho años.

Antes de que ocurriera ese “cambio de régimen”, ¿recuerdan las humillaciones que hizo pasar Martí Batres, entonces líder de la Asamblea Legislativa, al general Cordero, jefe de la policía capitalina en los últimos días de gestión de Oscar Espinosa, al acusarlo injustamente de la muerte de unos jóvenes en la colonia Buenos Aires?, ¿recuerda cómo enviaron también injustamente a la cárcel al general Tello por esos mismos hechos?, ¿alguien puede decir que hoy está mejor la seguridad de la ciudad que entonces?

El problema con el perredismo, o por lo menos con ese sector del partido del sol azteca, es que ha renunciado a la política.

Apuesta a la ruptura institucional y el gobierno capitalino, que quisiera tener otro proyecto, duda, un día sí y el otro también, sobre cuál es el camino que debe adoptar.

Lo cierto es que, mientras la gente de Alejandro Encinas, encabezada por Dolores Padierna, tomaba por la fuerza la sede de su partido, en Neza se realizaba el Consejo Nacional y Nueva Izquierda, liderada por Jesús Ortega, conseguía tener quórum, modificar programas, establecer una propuesta para la reforma petrolera y, quizá lo más importante en la lucha interna, ratificar a Guadalupe Acosta Naranjo como presidente provisional del partido y que se convocara a nuevas elecciones internas para febrero de 2010, después de las intermedias.

La corriente que busca la presidencia para Encinas respondió tomando las oficinas y el ex jefe de Gobierno capitalino propuso que se designara otra dirección provisional, “temporal y colegiada”, encabezada por Lázaro Cárdenas Batel.

No conocemos la respuesta del ex gobernador de Michoacán, pero sería absurdo que aceptara algo de esa índole.

Primero, porque si hubiera alguna posibilidad en ese sentido tendría que haberse propuesto mucho antes. Y, segundo, y mucho más importante, porque Lázaro deberá formar parte de la solución de la crisis, no ser devorado por ella.

En los hechos, dentro del PRD, o de algunas de sus corrientes, las únicas figuras distintas, diferentes, que pueden presentar una alternativa de izquierda aceptable para la gente, son Lázaro Cárdenas y la todavía presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Ruth Zavaleta.

Los demás dirigentes, a la sociedad no perredista, electoralmente no le dicen nada o tienen un muy alto índice de rechazo, como López Obrador.

El jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, podría ocupar esos espacios, sin embargo, cada día que pasa sin asumir públicamente una posición propia, deslindándose de padrinazgos, lo está pagando con popularidad y credibilidad.

Y tanto Zavaleta como Cárdenas tienen todavía un fuerte capital político que no piensan despilfarrar: Zavaleta seguramente buscará la gubernatura de Guerrero y Lázaro debería ser el más firme aspirante a presidir la bancada del PRD en la próxima Legislatura. ¿Para qué ser el presidente provisional de una dirigencia “temporal y colegiada”, sin ningún margen de maniobra?

El momento de Lázaro Cárdenas en el PRD, o en lo que se transforme ese partido, será cuando gane esos espacios, cuando sea visto como una solución, no como una parte más del problema.

Y para eso aún falta tiempo.

Lo cierto es que, mientras ello ocurre, el que está cosechando los votos que deja ir el PRD es el PRI que, como lo hizo el PAN hace algunas semanas, tiene muy bien identificado cuál es su adversario electoral para 2009 y lo dice: la verdadera competencia se dará entre el PRI y el PAN, porque, salvo sectores muy específicos de la geografía nacional, el PRD ya no cuenta.

Las encuestas serias demuestran que el PRI y el PAN están prácticamente empatados con alrededor de 40% de expectativas de votos, con una ligera ventaja del PRI y lo importante es, además de los diputados, las gubernaturas (seis: Nuevo León, Colima, Campeche, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora, casi todas muy cerradas en los últimos años, definidas por un puñado de sufragios) y algunas intermedias, como las del Estado de México (clave para Peña Nieto) y el DF, donde el PRD mantendrá, pese a todo, la mayoría, porque sus oposiciones no han sabido generar una estructura alternativa en la capital.

Lo cierto es que las declaraciones de Manlio Fabio Beltrones y de Beatriz Paredes, este fin de semana, no dejan lugar a dudas: tanto el PRI como el PAN saben que la lucha electoral es entre dos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 8:15 pm

AMLO, el Partido de la Esperanza y Juan Ramón
Martín Moreno
Andrés Manuel López Obrador ha perdido el control político del PRD. Podrá reventar reuniones o consejos, amenazar y doblar a Nueva Izquierda en algunas discusiones internas pero, en el fondo, la estrella del tabasqueño comienza a apagarse. Su menguada fuerza difícilmente le alcanzará para ser candidato presidencial por el perredismo en 2012. Y debido a eso ya se prepara el nacimiento de su nuevo partido.

Se llamaría, como primera opción, el Partido de la Esperanza.

Para ello, en breve, el principal operador político de AMLO, el ex presidiario René Bejarano, saldrá de las sombras con el fin de aparecer a la luz pública y encabezar, en todo el país, el “Movimiento Nacional por la Esperanza”, que significaría la base social y electoral del partido que apoyaría a López Obrador para la próxima presidencial.

La fuerza del nuevo movimiento lopezobradorista–bejaranista se apoyaría, de arranque, en una plataforma nada despreciable: la afiliación de alrededor de dos millones de adherentes al gobierno legítimo, que en la praxis es inexistente, pero ha servido de recolector de firmas de mexicanos dispuestos a apoyar a AMLO en cualquier decisión y bajo cualquier circunstancia, mucho más si se trata de una elección presidencial.

“Y para el 2010 tendremos cinco millones de afiliados”, ha anunciado AMLO desde el Zócalo. Esa será su plataforma electoral con miras a 2012, apuntalada por el trabajo político de Bejarano y compañía.

Son votos más que considerables si tomamos en cuenta que la pasada presidencial se decidió por alrededor de 250 mil sufragios.

El Partido de la Esperanza tendría también, en primera instancia, al Partido del Trabajo y a Convergencia como soportes políticos, con las ventajas financieras que eso representaría.

Estos serían, a grandes rasgos, los engranes que moverían al nuevo partido de AMLO. Claro, siempre y cuando termine por perder el control absoluto del PRD y que finalmente sean Los Chuchos quienes decidan al candidato presidencial perredista para 2012.

Hoy por hoy, los líderes de Los Chuchos: Jesús Ortega, Jesús Zambrano, Carlos Navarrete, Ruth Zavaleta, Víctor Hugo Círigo y René Arce, apoyados por Cuauhtémoc Cárdenas y el hijo, Lázaro, además de haber logrado mantener a Guadalupe Acosta Naranjo en la presidencia del PRD hasta el 14 de febrero de 2010, controlan 70% del Congreso Nacional, 65% del Consejo y tienen mayoría en la Cámara de Senadores, en la de Diputados y en la Asamblea Legislativa del DF.

Por eso han desplazado a AMLO y hoy mandan en el PRD.

Y también por eso están dispuestos a darle la batalla a AMLO y a sus huestes, aunque Noroña, Padierna y demás griten más fuerte y sean capaces de reventar sesiones. “Esto es una lucha a muerte. No nos vamos a dejar de Andrés Manuel”, dicen en privado los líderes de Los Chuchos.

De ganar AMLO el PRD —cosa que cada vez se ve más lejana porque día a día pierde espacios y posiciones dentro del partido—, no habría duda: sería el tabasqueño el candidato perredista a la Presidencia de la República en 2012. Sabe AMLO que no es lo mismo ser abanderado del PRD que de cualquier otro partido. ¿Por qué? Por dos razones poderosas en política: influencia y dinero.

EL PRD, con sus altibajos regionales, es un partido con fuerza nacional. Además, recibe un millón de pesos diarios como subsidio electoral. Para algo alcanzará.

Es por esto que AMLO se resiste a no dejar el PRD. “Nadie se va de este partido”, advierte Alejandro Encinas. Empero, la derrota lopezobradorista en el interior de ese instituto político, eliminaría cualquier posibilidad de imponer a Andrés Manuel como candidato presidencial por el PRD.

Por eso ya se prepara el Partido de la Esperanza. Es una especie de “Plan B” para López Obrador.

Y a todo esto, ¿qué dicen Los Chuchos? Si bien les importa la elección intermedia de 2009, mucho más les interesa 2012. Actualmente ya se mencionan nombres. En estos Archivos lo escribimos desde el pasado 24 de julio:

“Si Los Chuchos se quedan al frente del partido, antes de Ebrard están Lázaro Cárdenas Batel, Ruth Zavaleta o Amalia García. Inclusive, no se deja de mencionar al ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, como una carta fuerte en caso de que los moderados del PRD controlen finalmente al partido”.

En los últimos días, esta posibilidad se ha fortalecido: De la Fuente está considerado serio aspirante a la candidatura presidencial de 2012 por el PRD. Ortega y compañía ya dieron el visto bueno para incluirlo en la lista de aspirantes amarillos. Es un hecho.

Recuérdese que Juan Ramón había sido contemplado por AMLO como secretario de Gobernación, en caso de que el tabasqueño hubiera ganado la Presidencia. ¿Qué piensa, entonces, Andrés Manuel, de tener como rival a su ex aliado en la futura elección presidencial?

Basta saber un dato: López Obrador y De la Fuente han tenido diferencias sobre el futuro del país. Ya corren por diferentes pistas.

Archivos confidenciales… La masacre en Creel, Chihuahua, nos demuestra, una vez más, que la seguridad nacional está hecha pedazos. No hay cabezas. No hay trabajo de inteligencia. No hay policías confiables. No hay estrategia. Ajusticiar a 13 personas, entre ellas un bebé, nos demuestra el fracaso del programa federal contra la inseguridad. Asesinarlas fue tan fácil como salir a dar un discurso… Aprovechando el vacío de autoridad en el Gobierno del DF, los microbuseros, en muchísimas rutas, ya aumentaron sus tarifas. Pasaje mínimo de tres pesos. Hacen lo que quieren.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: GBN   Lun Feb 02, 2009 8:16 pm

Comentar este artículo de Martín Moreno.

Andrés Manuel López Obrador ha perdido el control político del PRD. Podrá reventar reuniones o consejos, amenazar y doblar a Nueva Izquierda en algunas discusiones internas pero, en el fondo, la estrella del tabasqueño comienza a apagarse. Su menguada fuerza difícilmente le alcanzará para ser candidato presidencial por el perredismo en 2012. Y debido a eso ya se prepara el nacimiento de su nuevo partido.

GBN comenta: Realmente no lo sé, es arriesgao predecir que sucederá en 2012. Nueva Izquierda es una fuerza que no es izquierda, ha sido la tendencia más oportunista desde hace mucho tiempo. Para los que recordamos a los partidarios de Talamantes, el PST y luego el partido del ferrocarril, no es una sorpresa. Jesús Ortega es la continuación de un Talamantes que contrario a Heberto Castillo apoyaba a Luis Echeverría con su Partido Socialista de los Trabajadores. La izquierda con dignidad en aquél entonces no coqueteaba con un poder represivo, autoritario. Por eso para los que no conocen a Rafael Aguilar Talamantes recordamos que tras el 68, los restos de el MLN cardenista se agruparon en la Asamblea Nacional de Auscultación y Organizacion. Un sector se adelantó a la formación del PST porque comenzaba a recibir dinero publico y prevendas del gobierno, el otro se esperó a la formación del Partido Mexicano de los Trabajadores PMT con Heberto Castillo a la cabeza. Nueva Izquierda es una partida de oportunistas sin tradición de izquierda que se unieron al neocardenismo cuando transformaron el oportunista PST en el Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional PFCRN de dónde desde la izquierda se le dio el mote del ferrrocarril.ç

Sin ser perredista y sin participar ciegamente en la Convención Nacional Democrática, la disputa entre Izquierda Unida y Nueva Izquierda, me parece que es claro para toda la izquierda quienes representan a Nueva Izquierda y como esta tendencia busca disolver la izquierda en nuestro país.

Izquierda Unido ha tenido la capacidad de nuclear la resistencia dentro de la propia izquierda electoral por la preservación de una izquierda combativa. La izquierda si pierde su capacidad de combatividad dejará de ser izquierda, por eso los llamados de Alternativa Socialdemócrata estan llamadas al fracaso, el entreguismo no es bien visto en la izquierda.

El artículo tiene razón en el sentido de que la izquierda ha perdido fuerza por la división y por el secuestro de su dirección por Nueva Izquierda. Tendríamos un equivalente a la escisión de Elba Esther del PRI. El PRI se debilitó después de este conflicto, como al PRD y al amloísmo le esta sucediendo. Pero apostar que esta será la debacle es muy apresurado, lo mismo que quienes apostaron a la debacle del PRI tras el asunto de Madrazo, la salida de Gordillo terminó recomponiendo las cosas. El problema del PRD es que no terminan expulsando a los chuchos y por lo tanto redefiniendo a estas dos fuerzas. Creo que esto es parte de la política.

Se llamaría, como primera opción, el Partido de la Esperanza.

Para ello, en breve, el principal operador político de AMLO, el ex presidiario René Bejarano, saldrá de las sombras con el fin de aparecer a la luz pública y encabezar, en todo el país, el “Movimiento Nacional por la Esperanza”, que significaría la base social y electoral del partido que apoyaría a López Obrador para la próxima presidencial.

Es un pronóstico delirante, propio de un periodista imbuido de una muy mala fe, es burdo, la verdad. La primera pregunta que nos debemos hacer es: ¿Por qué a pesar de todos los costos, Encinas y Nueva izquierda no han roto con el partido? Tengo varias hipótesis:

Porque Encinas tiene en realidad una mayoría que puede ganarle sin fraude a Ortega, por lo que romper sería dejarles el PRD a los "ferrocarrileros" con un enorme presupuesto y con los escaños actuales. Formar un nuevo partido implicaría por ley perder la posibilidad de participar en las elecciones de 2009 y sobre todo abandonar el nada despreciable presupuesto que goza por Ley el PRD, lo cuál significa disminuir el poder electoral. Por ello Encinas no abandonará el PRD a menos que no le quede otra. Sólo si existen dificultades podría pasarse a Convergencia o el Partido del Trabajo, lo que sería una especie de PLAN B para en encinismo.

López Obrador ni esta muerto, ni la disminución ha provocado un gran debilitamiento, a eso apuestan sus opositores. Realmente en mi perspectiva ni es el López Obrador de los momentos altos de la resistencia, pero tampoco esta disminuido.

La mala leche del periodista es querer, desde mi perspectiva tramposa, vincular al bejaranismo como la gran alianza con López Obrador y no como una fuerza más. Me parece ridiculo simplemente ante la amplitud de ese movimiento.

La fuerza del nuevo movimiento lopezobradorista–bejaranista se apoyaría, de arranque, en una plataforma nada despreciable: la afiliación de alrededor de dos millones de adherentes al gobierno legítimo, que en la praxis es inexistente, pero ha servido de recolector de firmas de mexicanos dispuestos a apoyar a AMLO en cualquier decisión y bajo cualquier circunstancia, mucho más si se trata de una elección presidencial.

“Y para el 2010 tendremos cinco millones de afiliados”, ha anunciado AMLO desde el Zócalo. Esa será su plataforma electoral con miras a 2012, apuntalada por el trabajo político de Bejarano y compañía.

Son votos más que considerables si tomamos en cuenta que la pasada presidencial se decidió por alrededor de 250 mil sufragios.

El Partido de la Esperanza tendría también, en primera instancia, al Partido del Trabajo y a Convergencia como soportes políticos, con las ventajas financieras que eso representaría.

Estos serían, a grandes rasgos, los engranes que moverían al nuevo partido de AMLO. Claro, siempre y cuando termine por perder el control absoluto del PRD y que finalmente sean Los Chuchos quienes decidan al candidato presidencial perredista para 2012.

Partiendo de cosas ciertas, se vuelva a sus propias espectativas. Que existen 2 partidos, eso se sabía desde mucho antes de la elección. El periodista pregona la escisión inminente, que es lo probable, lo que no sabemos es como se producirá. Si el amloísmo se escinde perderá el presupuesto del PRD. Teniendo la fuerza interna, el número de votos, le puede ganar a Ortega. El problema es que el gobierno federal esta metiendo las manos en la vida interna al darle a Ortega formalmente la dirección y maniobrando legalmente para influir sobre el proceso. Es un ataque antidemocratico del gobierno que todos debemos lamentar. Si Izquierda Unida no se ha salido del partido, es que no se han agotado todos sus recursos y algunos de ellos es impedir que el "gobierno" del PRD se salga con la suya bajo el auspicio del gobierno federal.

Hoy por hoy, los líderes de Los Chuchos: Jesús Ortega, Jesús Zambrano, Carlos Navarrete, Ruth Zavaleta, Víctor Hugo Círigo y René Arce, apoyados por Cuauhtémoc Cárdenas y el hijo, Lázaro, además de haber logrado mantener a Guadalupe Acosta Naranjo en la presidencia del PRD hasta el 14 de febrero de 2010, controlan 70% del Congreso Nacional, 65% del Consejo y tienen mayoría en la Cámara de Senadores, en la de Diputados y en la Asamblea Legislativa del DF.

Por eso han desplazado a AMLO y hoy mandan en el PRD.

Esto es cierto, esto se refleja hasta en la discusión del foro, los "cardenistas" rompen con AMLO, pero Cárdenas no lo hace por una profunda vocación democrática, sino porque comienza a reflejar una visión patrimonialista, caudillezca del Partido. El problema de él es que el otro caudillo es más popular que él y de alguna forma ha sido capaz de nuclear masas y oposiciones en el país. Su desfase, su pérdida de credibilidad lo repone con alianzas.

Y también por eso están dispuestos a darle la batalla a AMLO y a sus huestes, aunque Noroña, Padierna y demás griten más fuerte y sean capaces de reventar sesiones. “Esto es una lucha a muerte. No nos vamos a dejar de Andrés Manuel”, dicen en privado los líderes de Los Chuchos.

De ganar AMLO el PRD —cosa que cada vez se ve más lejana porque día a día pierde espacios y posiciones dentro del partido—, no habría duda: sería el tabasqueño el candidato perredista a la Presidencia de la República en 2012. Sabe AMLO que no es lo mismo ser abanderado del PRD que de cualquier otro partido. ¿Por qué? Por dos razones poderosas en política: influencia y dinero.

EL PRD, con sus altibajos regionales, es un partido con fuerza nacional. Además, recibe un millón de pesos diarios como subsidio electoral. Para algo alcanzará.

Lo que ya había establecido en mi exposición. Sólo que lo acomodamos diferente. Para el periodista estas razones no son las que determinan la lucha del PRD y la permanencia de Nueva Izquierda en el mismo, sino que sólo lo ve como una especie de botín. Al calificar moralmente el asunto, pierde la perspectiva política. Tendremos una lucha interna fuerte, Izquierda Unida no dejará gobernar a Nueva Izquierda, porque sabe que tiene un elemento que no tienen los chuchos, el número. Si se abre de nuevo la afiliación, esos millones de los que habla y que desde luego AMLO tiene podrían jugar dentro del PRD.

Es por esto que AMLO se resiste a no dejar el PRD. “Nadie se va de este partido”, advierte Alejandro Encinas. Empero, la derrota lopezobradorista en el interior de ese instituto político, eliminaría cualquier posibilidad de imponer a Andrés Manuel como candidato presidencial por el PRD.

Por eso ya se prepara el Partido de la Esperanza. Es una especie de “Plan B” para López Obrador.

La obtiene por deducción, si no se puede dentro del PRD TODOS sabemos que hará otro partido, aunque el "Plan B" no es el partido de la Experanza, como lo nombra ironizando, sino Convergencia o el Partido del Trabajo, pues ello posibiltaría contender en 2009 con registro. Formar un nuevo Instituto Político implicaría no poder contender en las próximas elecciones.

Y a todo esto, ¿qué dicen Los Chuchos? Si bien les importa la elección intermedia de 2009, mucho más les interesa 2012. Actualmente ya se mencionan nombres. En estos Archivos lo escribimos desde el pasado 24 de julio:

“Si Los Chuchos se quedan al frente del partido, antes de Ebrard están Lázaro Cárdenas Batel, Ruth Zavaleta o Amalia García. Inclusive, no se deja de mencionar al ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, como una carta fuerte en caso de que los moderados del PRD controlen finalmente al partido”.

En los últimos días, esta posibilidad se ha fortalecido: De la Fuente está considerado serio aspirante a la candidatura presidencial de 2012 por el PRD. Ortega y compañía ya dieron el visto bueno para incluirlo en la lista de aspirantes amarillos. Es un hecho.

Recuérdese que Juan Ramón había sido contemplado por AMLO como secretario de Gobernación, en caso de que el tabasqueño hubiera ganado la Presidencia. ¿Qué piensa, entonces, Andrés Manuel, de tener como rival a su ex aliado en la futura elección presidencial?

Basta saber un dato: López Obrador y De la Fuente han tenido diferencias sobre el futuro del país. Ya corren por diferentes pistas.

Pues habría que preguntarle a De la Fuente, falta para el 2012, ¿quién podría dentro de la izquierda encabezar? Desde luego sabemos que Jesús Ortega no.

GBN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La destrucción del PRD, la visualización del PRI   

Volver arriba Ir abajo
 
La destrucción del PRD, la visualización del PRI
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Política Mexicana y Cosas Peores :: INVESTIGACIONES ESPECIALES :: TEMAS RESCATADOS DE MSN Groups-
Cambiar a: