Política Mexicana y Cosas Peores

= LA NUEVA EXPERIENCIA... QUE DA LA EXPERIENCIA =
 
ÍndiceindexGaleríaMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Inseguridad... Lo que esta en juego

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: Inseguridad... Lo que esta en juego   Lun Feb 02, 2009 9:36 pm

Inseguridad: lo que está en juego
Leo Zuckermann
Cuando el Estado fracasa en proveer seguridad a la población, ésta encuentra manera de protegerse.

El primer síntoma de un Estado que no protege a sus ciudadanos es la aparición de bardas, muros y rejas en viviendas y comercios.

Los ricos se encierran a vivir en unidades habitacionales que cuentan con todos los servicios (gimnasios, parques, albercas, etcétera) para no tener que salir a los espacios públicos que consideran peligrosos.

Murallas y guardias privados, muchas veces armados, protegen estas minicomunidades privilegiadas. Los más ricos salen a la calle con ejércitos privados de escoltas. Esto ya es común y corriente en México desde hace varios lustros.

Sin embargo, la autodefensa ciudadana, por llamarla de alguna manera, ha venido escalando. La nueva ola de inseguridad ha generado que muchos ciudadanos comiencen a armarse.

De acuerdo con una nota reciente de El Universal, “la compra legal de armas de fuego en México se incrementó llegando a dos mil 500 los ciudadanos que, en promedio, adquieren al mes por lo menos un arma en la tienda de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), único lugar autorizado en todo el país”.

En promedio, 30 mil mexicanos están adquiriendo cada año un arma legal. Esto no toma en cuenta a aquellos que la compran en los mercados ilegales o la importan sin declararla.

La misma nota informa que, de acuerdo con la Sedena, “en el último año, las afiliaciones a los 500 clubes de tiro y caza aumentaron 500%” de tal suerte que sus “miembros obtienen el derecho constitucional de tener armas de mayor calibre”. No hay duda: ante la debilidad del Estado, los mexicanos se están armando.

Y luego viene el vigilantismo que está apareciendo en comunidades chicas.

Por ejemplo, lo que ocurrió hace pocos días en Tlapanalá, Puebla. De acuerdo con un sitio de internet de asuntos poblanos, “un comando de cinco sujetos, que se hicieron pasar por integrantes de la Agencia Federal de Investigación (AFI), intentaron secuestrar la noche de este sábado a un comerciante quien resultó herido de tres balazos. Al percatarse de la situación, pobladores de este lugar detuvieron a los plagiarios e intentaron lincharlos. Tres delincuentes resultaron con traumatismo craneoencefálico y a uno más le cercenaron una oreja”.

La noticia de que el pueblo salió a defender a uno de sus habitantes fue reportada por los medios nacionales. Los presuntos secuestradores “estuvieron retenidos casi 18 horas en el palacio municipal vigilados por unos 200 lugareños”, dice el sitio mencionado. Al lugar llegaron las autoridades poblanas y, después de negociar, les entregaron a los delincuentes.

A cambio, la comunidad recibirá “patrullas y armamento para que se defienda de las bandas de asaltantes y plagiarios”.

¿Se equivocan los mexicanos que se están armando? ¿Erraron los habitantes de Tlapanalá al linchar a los presuntos secuestradores? ¿Ese es el tipo de país que queremos?

Hoy en Palacio Nacional se reunirán las autoridades de los tres poderes y de los tres niveles de gobierno. El objetivo: hacer que el Estado funcione mejor en materia de seguridad.

Ojalá la clase política esté a la altura del reto. Ojalá que esto no termine en un ejercicio más de retórica. Ojalá las autoridades tomen decisiones concretas y operables en los delitos que más agravian a la sociedad como el secuestro. De lo contrario, no nos sorprendamos de vivir en un país de más muros, escoltas, armas y linchamientos de presuntos criminales. Un país que retrocede al estado natural del que hablaba Thomas Hobbes donde cada individuo se defiende en contra de una muerte violenta. Una vida, como diría el filósofo inglés, “solitaria, pobre, sucia, bruta y corta”. Eso es lo que está en juego en México.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 9:37 pm

De la inseguridad a la ingobernabilidad
Jorge Fernández Menéndez
Al momento de escribir estas líneas aún no concluye el Consejo Nacional de Seguridad Pública. Lo que hemos visto hasta ahora confirma lo que se podía prever: no ha sido, no podía serlo, un suceso que pusiera un antes y un después en la lucha contra la inseguridad, pero tampoco ha sido, sólo, una competencia de discursos, aunque es imposible esconder los protagonismos de muchos de los actores principales.

En todo caso, por encima de los acuerdos alcanzados, existen elementos que no se pueden obviar: uno de los aspectos centrales es definir la obligatoriedad de los convenios para todos los que los suscriban. Los estados recibirán, a partir de los acuerdos de ayer, mayores atribuciones y responsabilidades. Como se acordó, tendrán que tener plazos para su cumplimiento, pero debe quedar en claro que ello será una obligación política y, de no cumplirse con los mismos, habrá costos que vayan más allá de la sanción moral o de la denuncia periodística.

Porque es un error concebir la crisis de la seguridad, según algunos lo sostuvieron, antes y durante la reunión, como un fracaso exclusivo del gobierno federal. Lo cierto es que, desde inicios de los años ochenta, se descuidó sistemáticamente la seguridad pública: se deterioró en la segunda mitad de López Portillo; prosiguió, con otro equipo para su operación, en el gobierno de Miguel de la Madrid; continuó deteriorándose con Carlos Salinas y 1993-94 fue la mejor demostración de ello; creció en forma ininterrumpida durante el gobierno de Ernesto Zedillo y terminó siendo mucho más preocupante aún durante la administración de Vicente Fox. Felipe Calderón tomó el gobierno, el primero de diciembre de 2006. en una situación crítica para la seguridad: por lo menos ocho estados se encontraban bajo un control virtual del narcotráfico, se había iniciado ya un periodo de violencia que se mantiene hasta hoy y muchas de las fuerzas policiacas de los estados y de los municipios estaban a la orden de los delincuentes, con gobernantes atrincherados en sus oficinas y sin deseos de participar en la lucha por recuperar la seguridad y el control de sus entidades.

Fue entonces cuando se tuvieron que lanzar los operativos que lograron recuperar espacios importantes.

Sin embargo, no fue suficiente y no lo fue porque, por encima de errores o defectos de implementación, que los hubo y los hay, no existió un esfuerzo equilibrado de todas las instancias del Estado mexicano, a lo que se sumó la negligente actitud política de algunos mandatarios de no reconocer a las instituciones del Estado del que ellos forman parte. Y también porque, ante las dificultades, muchas autoridades locales consideraron más fácil dejar en manos del gobierno federal un proceso en el que imperaba más el temor que la responsabilidad.

¿En qué falló entonces el gobierno federal? Sobre todo en un punto: en los mecanismos institucionales internos de cooperación y en los instrumentos de gobernabilidad que los hicieran eficientes. Una demostración de ello fueron las divergencias entre las fuerzas policiacas federales y las militares, o una decisión que se trató de subsanar apenas esta semana, con la confirmación de que la Agencia Federal de Investigación sigue dependiendo de la PGR. Y no es que la idea de una policía centralizada fuera mala: el hecho es que, con las reformas aprobadas, ello terminó sin el suficiente sustento legal y, en vez de aumentar la eficiencia, lo que se incrementó, en ese aspecto, fue la confusión.

En todo caso se debería asumir que esta crisis de seguridad corre en forma simultánea con el inicio de un proceso electoral particularmente complejo, con la renovación del Congreso, seis gubernaturas, varias elecciones intermedias, entre ellas las del DF y el Estado de México. Como ya lo hemos podido comprobar, los partidos han iniciado el camino hacia los comicios y la confrontación dificultará los acuerdos: en todo caso, dependerá sobre todo del PAN y del PRI (e incluso del ala moderada del PRD) no sumar a la crisis de seguridad una crisis política. O, en otras palabras, no utilizar la seguridad como un argumento electoral, porque en ese sentido todos saldrán perdiendo. Ejemplos sobran: el Ejecutivo federal tiene, sin duda, responsabilidades, pero es innegable que en el DF y el resto del área metropolitana se dan 60% de los secuestros y ahí gobiernan el PRD, pero también el PRI y, en diversos municipios, el PAN. En ningún estado hay más asesinatos que en Chihuahua y ahí gobierna el PRI, como en Sinaloa, mientras que son perredistas las autoridades de Michoacán y Guerrero, en tanto que las panistas en Jalisco o Guanajuato, son ámbitos con una fuerte presencia de delincuentes. Si los partidos recurren al argumento de la inseguridad como arma electoral, lo único que van a ganar será una caída aún mayor de los grados de aceptación para todos ellos.

Pero no se trata sólo de inseguridad y política. La economía también juega un papel: según una encuesta de Roy Campos, que se dio a conocer en un encuentro de México Unido Contra la Delincuencia esta semana, la mayor preocupación de la población, a nivel nacional, sigue siendo la situación económica, por encima incluso de la inseguridad. Y, de la mano con ello, el índice de confianza del consumidor es el más bajo desde cuando éste comenzó a ser medido hace ya varios años. Si se suma la desconfianza económica al miedo generado por la inseguridad y a la falta de credibilidad originada por los políticos, tendremos una crisis potencial que va mucho más allá de los acuerdos del Consejo. Evitar esa confluencia crítica es el verdadero desafío que deberán enfrentar las autoridades que ayer se reunieron en Palacio Nacional. En otras palabras, lo que está en peligro es la gobernabilidad, tanto en el ámbito federal como en el local.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: GBN   Lun Feb 02, 2009 9:37 pm

Los niveles de delincuencia estan subiendo en todas partes en el país, realmente fue conmovedor escuchar al Sr Marti, ¿cómo escuchaste la respuesta de Ebrard?

GBN
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: ALMA REBELDE   Lun Feb 02, 2009 9:38 pm

Hola Mariza:
No habia visto este hilo de conversacion, como siempre, muy interesantes las notas que nos compartes, como esta de LEO ZUCKERMANN. El cual pone el dedo en la dolorosa llaga: la inseguridad esta invadiendo el pais. A continuacion una nota publicada en el Imparcial acerca de este tema:

"Dios ha muerto y con El la misericordia, la libertad y la esperanza"

Batarete
Creel: Dos testimonios
Ernesto Camou Healy
Resulta chocante constatar que la muerte de un joven de apellido conocido logra reunir a todos los gobernadores, los ministros de la Corte, secretarios de Estado y representantes del Poder Legislativo con el primer mandatario para reflexionar sobre la inseguridad, mientras que una docena de jovencitos ametrallados en un remoto lugar de la Sierra chihuahuense no pasa de la página roja de algunos diarios…
Lo sucedido en Creel, Chihuahua, fue una tragedia que se repite, de otras formas, casi a diario desde hace meses. Dos personas, dedicadas desde antiguo a convivir y trabajar con los habitantes de la Tarahumara vivieron ese drama. Lo que sigue es parte de su testimonio.
Javier Ávila S. J. celebraba la eucaristía. “Antes de la misa creí oír algo, ya comencé la misa muy inquieto. No podía imaginarme lo que fuera a pasar y en ese ambiente celebré y terminé la eucaristía”. Antes, un grupo de jóvenes, de bachillerato en su mayoría, jugaban carreras descalzos en una bodega al otro extremo del poblado, cuando varios vehículos tripulados por un comando armado irrumpió en el salón. Desde la calle comenzaron los disparos, cruzaron los más de 100 metros de terracería y siguieron disparando, los jóvenes empezaron a caer víctimas de las balas.
Al terminar la misa, Javier fue informado y se dirigió hacia el lugar. “Sabía que me iba a topar a la Policía, que no me iba a dejar pasar… pero nadie me impidió el paso, nadie cerró la carretera, nadie había tendido un círculo de protección… sin problemas llegué hasta el lugar donde estaban las personas tiradas”.
“Me impactó mucho el ver los cuerpos tirados y encontrarme el dolor de las madres. Ver los cuerpos mutilados, las gargantas abiertas, las caras desfiguradas… me impactó mucho, no pude y me quebré”.
“No sentía odio, sentía una incapacidad impresionante, sentía el coraje frente a un hecho que no se había podido impedir”.
“No sabía yo cuántos eran, a la primera vista vi como a cinco, empecé a recorrer y conté doce. Después me dijeron ‘aquí falta uno’ y al levantar la cobija vi al pequeñito en los brazos de su padre, el niño protegido por el cuerpo de su padre”.
Pedro de Velasco, también S. J., nos dice: “Yo me siento totalmente aturdido y muy impotente ante toda la monstruosidad que está detrás de esto. Lo poquito que hemos intentado hacer es tratar de que no cundan la histeria y la desesperación, pues en este momento todo son rumores, valentonadas, desconfianza y amenazas que no sabes de dónde vienen o si son ciertas (se habla de hasta de 80 personas más en la mira, o de que los asesinos van a volver en 20 días), y decisiones de pánico o de rabia. Se habla de ajustes de cuentas entre los grupos de Sinaloa y Chihuahua; se habla ya de una fuerza que está por encima de ellos, y de que pudiera tratarse de grupos paramilitares, pero nadie sabe nada, todo son rumores y especulaciones”.
El hecho es que la gente está terriblemente golpeada y angustiada. Yo siento que las cosas están cada vez más confusas y que ante tanta irracionalidad sentimos que puede suceder cualquier cosa y no hay modo de preverla; por supuesto que el Ejército y la Policía no van a ser quienes nos defiendan y solucionen la situación.
Es real que en la Sierra se fue dejando crecer la presencia del narco. Estamos invadidos y ya es algo enraizado en la vida ordinaria -a ratos visto como inocuo, como una forma de ganarse la vida- pero por primera vez apareció toda la violencia que tiene. Créeme que nunca había sentido tan de cerca y tan brutalmente lo que es el poder del maligno.
Por otro lado sientes rabia ante las declaraciones del Gobierno, ante el silencio cómplice y la discriminación social que hay incluso en esto. Basta que se diga que fue un ajuste de cuentas para que ni siquiera se hagan las investigaciones más elementales.
“No sé, no se me ocurre cómo poder hacer presente esto a la sociedad. No es ya el Gobierno el que nos puede defender y quizá ni siquiera son acciones puntuales sino un replanteamiento muy radical de nuestra sociedad, de nuestros intereses y formas de relación. A ratos sí se te ocurre pensar que de veras en nuestra sociedad Dios ha muerto y con Él la misericordia, la libertad y la esperanza...”.

Ernesto Camou Healy, doctor en Ciencias Sociales, maestro en Antropología Social y licenciado en Filosofía.
Correo: e.camou.h@gmail.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 9:38 pm

La repuesta de Ebrad, me sono bien, ojala y lleve a cabo sus objetivos.

Pero lo que me parecio mejor, y ahi si le reconozco valor civil, fue el tomarle la palabra al Sr. Marti y decir que el renunciaria, aunque bueno, eso que lo someteria al consenso ciudadano, ya sabemos como se las gastan en el D.F. con eso de la Democracia Participativa.

Pero ninguno de los otros, incluyendo a los de mi Partido, tuvo el valor sufuciente para hacer lo mismo.

Aqui, si no es por una lista que dice tener la PFP, de policias deshonestos, apenas ayer el Gobernador reconocio que habia malos elementos, y que va a realizar una purga policial, figurate eso, despues de año y medio de Gobierno, si no le dice una Autoridad Policial mayor, el no reconoce lo que todo Tabasco sabia de antemano.

Por eso, decimos, no alzo la mano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 9:38 pm

El Leviatán impotente
Leonardo Curzio


Lunes 25 de agosto de 2008





La reunión del Consejo de Seguridad Pública celebrada el jueves en Palacio Nacional me recordaba plásticamente el cuadro de un pintor flamenco que retrataba una reunión de los Estados Generales. Moralmente resultaba reconfortante ver a todos los señores del poder, aquellos que rodeados de asesores, escolta y boato pontifican sobre el futuro del país, con caritas de “me lo estoy tomado en serio”, reconocer que no han podido con la inseguridad.
Todo el estamento que encarna el poder del Estado estaba en el banquillo del examinado anunciando que ahora sí se hará a fondo el trabajo que no se ha hecho. Un Estado impotente como el que se presentó el jueves sin disimulo ante la opinión pública debería someterse a una cura de humildad y empezar su camino de Damasco con una genuina voluntad de enmienda. No estoy seguro de que más allá de agachar la cabeza, los distintos actores que integran el sistema entiendan la profundidad de la crisis.


El PAN lleva ocho años gobernando el país sin tocar los más escandalosos privilegios ilegítimos y ante esta crisis pide no hurgar en el pasado. Perdón, pero no veo cómo pueda ser compatible un borrón y cuenta nueva con una cruzada moralizadora de todos los cuerpos de seguridad y justicia.

En esa reunión se dieron cita actores institucionales y sindicales cuya simple presencia le resta vigor moral al propósito de enmienda. Seguimos revolcados en el mismo lodo y los corruptos hablan de honorabilidad como si fueran san Agustín.

Por el lado del PRI vemos nuevamente grandes dosis de oportunismo político al cargar las tintas sobre el mal desempeño del gobierno de Calderón y omitiendo prudentemente que muchas de las entidades gobernadas por ellos tienen gobiernos desfondados por el hampa. Olvidan también que el último presidente priísta se fue lamentando en su último informe que los tres poderes del Estado habían fallado a los ciudadanos en su reclamo de seguridad.

El PRD se muestra, como es habitual, dividido entre quienes tienen responsabilidad de gobierno y quienes, así se caiga el cielo, no hacen otra cosa que pensar en la silla presidencial que no ganaron.


La crisis de inseguridad no es producto del modelo económico, es el resultado de una grave crisis moral que el país no se ha atrevido a ver de frente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 9:39 pm

Alma:

Respecto a la nota que colocaste, dice que si, a los pobres, hasta en la nota roja se les discrimina, me encontre esta otra, que habla de la actuacion de los medios en el problema de la inseguridad, muchas veces el periodista al dar la nota o ganar una exclusiva, en temas como este lo que hacen es mas que perjudicar a la victima, lo que hacen a veces es cerrar cualquier manera de negociacion con la familia.

No solo es la accion que haga el Gobierno, sino la que haga toda la Comunidad, ahi si en pleno uso de la Democracia Participativa, el pueblo participando, pero todos y en serio.
Medios, seguridad, responsabilidad
Jorge Fernández Menéndez
En términos generales los medios de comunicación (prensa, radio, televisión) y quienes trabajamos en ellos gozamos de un nivel de credibilidad y aceptación por encima de instituciones y gobierno, mucho más que legisladores y partidos.

Sólo ese dato exigiría mucha mayor responsabilidad nuestra en el tratamiento de la información.

No sólo que sea veraz sino también que sea un sustento para que la ciudadanía pueda tomar decisiones.

Una sociedad informada será, cada vez más, una sociedad que actúa, exige, participa.

Pero en muchas ocasiones en los medios no estamos actuando como deberíamos, particularmente en el tema de la seguridad pública y la lucha contra el narcotráfico.

No se trata de señalar a quienes aciertan o se equivocan en una labor cotidiana que necesariamente es falible, sino de analizar la corresponsabilidad que debemos asumir en estos temas.

No estamos inventando nada nuevo: en Colombia, en la lucha contra los secuestros o el narcotráfico, todos los medios coincidieron en respetar a las víctimas o considerar, desde la línea política o ideológica que primara en cualquiera de ellos, que el narcotráfico era un enemigo de la sociedad, del país, de los medios.

En Estados Unidos no hemos visto una sola foto de los cadáveres de las víctimas que surgían de los despojos de las Torres Gemelas: los medios, todos, se pusieron de acuerdo en que mostrar esos cuerpos desgarrados era un insulto a las víctimas, pero además eso precisamente buscaban quienes habían matado a miles, para generar miedo, incertidumbre, inseguridad.

La información, en sí misma, las imágenes de los aviones estrellándose contra las Torres Gemelas, era tan impactante que no tenía sentido, además, mostrar cuerpos destrozados. Han pasado siete años y esas imágenes continúan guardadas en los archivos.

Quizá porque no hemos vivido, desde la Revolución y la guerra cristera, situaciones de tanta violencia, dramatismo y enfrentamiento contra la sociedad y las instituciones como los que estamos sufriendo en estos días, los medios no hemos terminado de comprender la magnitud de la responsabilidad. No hablo de censurar hechos, información, mucho menos, opiniones.

Pero, ¿tiene algún sentido, fuera de darle publicidad gratuita a uno de los grupos del narcotráfico difundir en primera plana o en espacios noticiosos privilegiados el contenido de sus mensajes, sus mantas, sus amenazas?, ¿tiene sentido divulgar al detalle lo que dice una cartulina dejada junto a la cabeza de un decapitado?, ¿tiene sentido que, mientras cualquier organización civil que lucha por las mejores causas debe hacer un enorme esfuerzo para divulgar sus ideas y propuestas o pagar por ello, se le regalen portadas y espacios en los noticiarios a amenazas y acusaciones de grupos criminales, que han matado a más de cinco mil personas en menos de dos años, que secuestran, torturan, extorsionan?, ¿por qué contribuir a reproducir el clima de terror que necesita el crimen organizado para intimidar a la sociedad, las autoridades y los medios? No estoy hablando de ocultar ninguna información, pero una cosa es decir que se dejó una cartulina con amenazas junto a un cuerpo y otra divulgar, al detalle y con imágenes explícitas, el texto de las amenazas.

¿Tiene sentido reproducir entrevistas o declaraciones de supuestos miembros del narcotráfico, para denunciar alianzas, corrupciones, crímenes, sin poder identificar plenamente al denunciante, sin dejar en claro que es parte del mismo juego que denuncia y sin corroborar la información por otras fuentes?

Por supuesto, son notas que venden, generan audiencia e incluso son valientes, pero no es un periodismo verosímil ni responsable.

En el ámbito de los secuestros ocurre algo similar. Es verdad, alguien puede “ganar” una nota anunciando que se produjo un secuestro que la familia de la víctima, o las autoridades, por las razones que sean, no quieren aún hacerlo público.

El único detalle es que, con eso, muy probablemente, se pondrá en riesgo la vida de la víctima. ¿Es más importante ganar una nota que arriesgar la vida de una persona inocente? ¿Vale la pena, como ocurrió en estos días, con el caso del secuestro de la joven Silvia Vargas Escalera, especular, sin fuentes públicas, sobre pagos y mecanismos de rescate que, en lugar de coadyuvar a la libertad de la víctima, en realidad la pone en peligro, como insistieron sus familiares?, ¿qué se gana periodísticamente, además de un nota de primera plana que se muere al día siguiente?

Hubo una época en la cual, para desprestigiar a alguien, en el mundo político, el periodístico o el empresarial, sus enemigos lo acusaban de homosexual o de lesbiana, lo fuera o no.

Afortunadamente, aunque no tanto como sería deseable, eso ha ido quedando en el olvido en la misma medida en que la sociedad estuvo más y mejor informada y ha ampliado sus criterios. Pero hoy lo de moda es acusar a cualquier enemigo de narcotraficante o de aliado de éstos.

No dudo que en algunos casos sea verdad, pero, ¿no se tendría, antes de publicar una acusación de esas características, acudir a por lo menos alguna fuente adicional que la confirme? Y no hablo de reproducir información oficial, al contrario, se trata de hacer nuestra tarea, investigar y entregar, no sólo información oportuna sino también verosímil. Si le gusta o no a las autoridades, no es nuestro problema: nuestro compromiso es con la gente.

Hoy, cuando tanto se habla de corresponsabilidades en la lucha contra la delincuencia, o de la exigencia, legítima, de que se vaya quien no esté a la altura de la tarea en los gobiernos, los medios tendríamos que hacer nuestro correspondiente ejercicio de autocrítica para convertirnos en un pilar tan sólido en la lucha contra la inseguridad como en algún momento lo fuimos o intentamos serlo, en el empuje de la transición política
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
HAISHA
Master
Master
avatar

Cantidad de envíos : 3732
Edad : 52
Localización : Xalapa
Fecha de inscripción : 10/12/2008

MensajeTema: MARIZA   Lun Feb 02, 2009 9:39 pm

Este es parte de la portada de hoy en El Universal, aunque solo estos hechos de sangre, se mencionen en el dia de hoy aqui, no sabemos cuantos mas dejan de ser mencionados, a como dice el articulo que reprodujo Alma.

Como ven, son 7 Estados, sin distingos del Norte y Sur.




Suman 12 decapitados en Mérida


Las primeras indagaciones apuntan hacia un mensaje de los grandes cárteles de la droga para narcomenudistas de la localidad en lo que pudiera interpretarse como una lucha entre ellos mismos 18:15



Suman en Guerrero 10 muertos en menos de 4 hrs 10:25


Ejecutan a cuatro hombres en Chihuahua 18:22



Encuentran osamenta en Durango 18:20



Hallan un ejecutado en Tamaulipas 17:22



Encuentran dos cuerpos acribillados bajo un puente en Culiacán 12:01



Asesinan a policía municipal en Comitán, Chiapas 11:20
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://noticiasaldia.mforos.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Inseguridad... Lo que esta en juego   

Volver arriba Ir abajo
 
Inseguridad... Lo que esta en juego
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» DESTITUYEN A LA TRAIDORA PIEDAD CORDOBA......me juego una de mis presiadas joyas que esto esta en el disco duro recuperado.
» El video ke esta causando furor en youtube EL TROLOLOLO
» Duda fecebook ( o interpretar esta frase)
» donde esta vicky
» Quien quieres que salga esta semana en GH?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Política Mexicana y Cosas Peores :: INVESTIGACIONES ESPECIALES :: TEMAS RESCATADOS DE MSN Groups-
Cambiar a: